De izquierda a derecha: Anna Rodriguez, organizadora del sindicato SEIU-local 521, Maribel Reinoso, Proveedora de cuidado infantil de Salinas e integrante del sindicato SEIU-local 521, y Pam Whalen, Directora de Organización de la Fundación Dolores Huerta, durante el evento celebrado el pasado 30 de septiembre. Foto de Eduardo Stanley

Trabajadores de Cuidado Infantil Enfrentan Serias Dificultades

Por Eduardo Stanley

Desde el comienzo de la pandemia —en marzo 2020— unas 5.000 personas dedicadas al cuidado de niños en el estado perdieron sus empleos. A diferencia de otras áreas de la economía, estas cuidadoras no han recibido apoyo financiero del estado federal o estatal.

Para llamar la atención del gobierno de California, decenas de estas trabajadoras y organizadores del Sindicato de Trabajadores de Servicios (SEIU, por sus siglas en inglés, o Service Employees International Union) realizaron una caravana frente al edificio estatal de Fresno el pasado miércoles 30 de septiembre, pero antes celebraron una conferencia de prensa para dar a conocer su situación.

“Yo cuido principalmente niños de jornaleros agrícolas en el Condado de Monterey desde hace tres años, de esta manera sus papás y mamás pueden ir a trabajar al campo.”, dice Maribel Reinoso. “Ellos son trabajadores esenciales, no se pueden quedar en sus casas a cuidarse, entonces nosotras también somos esenciales y arriesgamos nuestra salud en estos tiempos difíciles”.

Estas cuidadoras de niños trabajan principalmente en sus casas y son reconocidas por el estado. El sindicato SEIU estima que unos 50.000 niños y niñas en California han sido afectados por el cierre de estas guarderías en el hogar.

Decenas de vehículos participaron en la caravana. Foto de Eduardo Stanley

“Debido a un posible contagio, tuve que cerrar 14 días”, comenta Reinoso. “Pensé que el estado nos podía ayudar pero no fue así”.

Debido a la crisis de salud, miles de personas han perdido sus empleos y también miles de negocios han cerrado sus puertas definitivamente. El presidente Trump se negó a otorgar otro subsidio a los trabajadores —inicialmente sería de $1.500 por persona— y prometió que lo haría “después que gane las elecciones”. Muchos analistas aseguran que esta conducta equivale a un chantaje, ofreciendo ayuda económica solamente si es reelegido.

Mientras tanto, los trabajadores batallan para comprar alimentos y pagar alquileres.

“No es hora de recortar el presupuesto sino de aumentarlo”, dice Reinoso. Las posibilidades de recortes en el presupuesto estatal son altas debido a la difícil situación de la economía del estado, producto de la pandemia y también de los terribles incendios que afectaron a California.

Decenas de cuidadoras de niños se unieron al sindicato SEIU este año en un esfuerzo por presionar a las autoridades. Parte del recorte afectaría la ayuda que reciben muchos empleados y trabajadores para el pago de cuidado infantil. De ser así, esta medida tendría un impacto directo en las guarderías. 

“A nosotros al principio nos pidieron que apoyemos a los trabajadores esenciales para que ellos puedan ir a trabajar mientras cuidamos a sus hijos”, dijo Reinoso. “Estos trabajadores van al trabajo con miedo a contagiarse, pero no pueden quedarse en sus casas. Y nosotros también tenemos miedo”.

***** 

Eduardo Stanley es el editor de Community Alliance.

  • The Community Alliance is a monthly newspaper that has been published in Fresno, California, since 1996. The purpose of the newspaper is to help build a progressive movement for social and economic justice.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x