De izq. a derecha: Marcel González con una foto de sus padres (Marcelino y Jesusa González), Delia Montana con una foto de sus abuelos (Benjamín y Genoveva Gómez) y Angelina Aguilar. Las tres fueron afectadas por los programas Community Development Block Grant Program y First Time Homebuyer Program de San Joaquín. Foto cortesía de Delia Montana

Residentes Acusan a la Ciudad de San Joaquín de Estafarlos

Comprar su propia casa es parte del clásico “Sueño Americano”. Es un signo de estabilidad económica y una inversión en la que sus hijos pueden confiar una vez que los padres hayan fallecido. Pero al igual que el Sueño Americano, ser dueño de una casa se ha vuelto cada vez más difícil para las familias de clase media y de bajos ingresos. A lo largo de los últimos años, la Ciudad de San Joaquín ofreció préstamos a familias que necesitaban desesperadamente reparaciones en sus hogares o que necesitaban ayuda para comprar una casa. Esto se hizo en gran parte con fondos del Programa de Subsidios en Bloque para el Desarrollo Comunitario (CDBG) del estado, el Programa de Asociación de Inversión en Viviendas de California (HOME) y el Programa Cal Home del estado.

Desafortunadamente, algo diseñado para ayudar a los necesitados los ha dejado en más angustia que antes. Muchos de los beneficiarios ahora lamentan haber solicitado esos préstamos en primer lugar. Estas personas están perdidas en diversos problemas, no están seguras de cómo llegaron a esta situación y se sienten engañadas por su gobierno local. Cada caso es diferente, algunos se sorprenden con plazos y tarifas que desconocían. O tratando de vivir en casas sin electrodomésticos que funcionen. Otros incluso enfrentan amenazas de desalojo. Independientemente de la gravedad, se sienten más perdidos que antes de buscar ayuda.

Una mujer, una madre trabajadora, compartió preocupaciones, confusión y frustración (los nombres de varios de los entrevistados no se incluyen por temores de represalias de la ciudad). Recibió el préstamo para ayudar a solucionar varios problemas urgentes en su hogar. Sin embargo, se sorprendió al descubrir que el acuerdo que le dijeron verbalmente no era lo que había firmado. Dice haber aceptado un préstamo de aproximadamente 30 mil dólares que no tendría que pagar a menos que vendiera la casa. En cambio, el préstamo era casi el doble del monto y tendría que pagarse si alguna vez se mudaba o fallecía.

¿Cómo podría ocurrir una “falta de comunicación” tan grave? Bueno, como muchos en su situación, nunca le dieron un traductor. ¿Cómo puede alguien realmente dar su consentimiento a un acuerdo, si no entiende completamente el idioma en el que se establecen los términos? Esto parece algo que podría haberse evitado fácilmente considerando que California tiene tantos hispanoparlantes (es uno de los 3 primeros estados con un alto porcentaje de hispanoparlantes).

Como si esto no fuera lo suficientemente malo, lamentablemente la cantidad y los términos no son los únicos problemas con su préstamo. Todo lo que se arregló, ahora está peor o igual de mal que cuando llegaron los contratistas. Explicó que incluso los “arreglos” más pequeños, como los gabinetes de su cocina, se están desmoronando. Los contratistas contratados bajo CDBG nunca le proporcionaron un desglose claro de lo que se estaban arreglando y cuáles eran los costos. No tiene idea de en qué se destinó el dinero, pero está convencida de que en realidad no se destinó a arreglar su casa.

El hijo de otro beneficiario de un préstamo compartió una historia similar. Afirma que la casa de sus padres ahora está en completo desorden, después de que se suponía que había sido reparada. Sus padres habían estado desplazados durante meses esperando reparaciones que nunca parecían terminar. Cuando fue a ver cómo estaba la casa, se sorprendió por su terrible estado. Afirma que hay que cambiar las cañerías porque el agua que sale está tan sucia que ni siquiera pueden usarla para lavar la ropa. También ha tenido que traer profesionales en un intento de solucionar varios problemas con la instalación de la unidad de aire acondicionado y calefacción de la casa.

Todos con los que hablé estuvieron de acuerdo en que la mano de obra fue mala en el mejor de los casos y negligente en el peor. Les quedó claro que los trabajadores no tenían idea de lo que estaban haciendo. Creían completamente que los trabajadores tenían poca o ninguna experiencia y que no estaban equipados para hacer las “reparaciones” en primer lugar.

Muchos residentes del Valle de San Joaquín han tenido que dar un paso al frente, compartiendo sus historias de terror o las de sus seres queridos que sienten que no tienen voz. Algunos siguen la línea con cautela, esperando y esperando que las cosas resulten a su favor.

Una de estas personas es Delia Montana, quien incluso presentó una demanda contra la ciudad de San Joaquín en 2018. Incansablemente había solicitado documentos a la ciudad para comprender mejor por qué se reclamaba una deuda en la casa de su tía. Por lo que sabía su familia, la deuda había sido pagada en su totalidad hace varios años. En 2019 la demanda fracasó, no sin antes llamar más la atención sobre el tema que nos ocupa.

Las personas necesitadas se acercaron a su gobierno local y ahora se encuentran peor. Quedaron perdidos, en un limbo. No están seguros de lo que va a pasar con sus hogares y medios de supervivencia. Preguntándose cuándo obtendrán respuestas concretas a sus preguntas y cuáles serán esas respuestas. 

  • Paulina Cruz is a fellow with the Community Alliance. She is a Mexican immigrant currently attending Fresno State. She is currently working on an anthropology major with a minor in psychology. She spends her free time writing poetry or painting. 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x