La guerra en Ucrania está aumentando el riesgo de una guerra nuclear. En la imagen, un misil nuclear de EE.UU. en su silo. Foto cortesía de The Commons

Guerra en Ucrania Aumenta la Amenaza de una Guerra Nuclear

Por Peter Schurmann y Jenny Manrique

El mundo se enfrenta a la amenaza de un conflicto armado nuclear como no se había visto desde el final de la Guerra Fría. Y aunque la guerra en Ucrania ha intensificado la amenaza, sus antecedentes se remontan a un cambio en la postura militar de Estados Unidos años atrás. 

Ese es el consenso de un grupo de expertos que hablaron recientemente durante una sesión informativa para medios étnicos organizada por Ethnic Media Services. 

“¿Hasta qué punto es real la amenaza de una guerra nuclear?”, preguntó Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación de Control de Armas, organización no partidista, y editor y colaborador de la revista mensual de la organización, Arms Control Today. “Es demasiado real”.

Según Kimball, la reciente retórica del presidente ruso Vladimir Putin pone de manifiesto los graves riesgos asociados al actual conflicto en Ucrania. 

Describiendo las declaraciones de Putin como “sin precedentes”—incluida una advertencia el 24 de febrero de que la interferencia de las potencias extranjeras en Ucrania invitaría a “consecuencias… como nunca han visto en toda su historia”—Kimball señaló que esta fue la primera vez que el antiguo adversario de la Guerra Fría ha hecho amenazas nucleares explícitas. 

Y aunque algunos han interpretado las palabras de Putin como una bravuconada destinada a evitar la participación directa de Estados Unidos y la OTAN en Ucrania, Kimball afirma que tanto la doctrina militar rusa como la estadounidense dejan abierta la opción de desplegar armas nucleares contra objetivos no nucleares. 

¿Qué significa eso en la práctica? Desde el punto de vista de Moscú, si la marea de la guerra parece volverse contra Rusia, las armas nucleares tácticas de corto alcance podrían convertirse en una opción cada vez más atractiva para recuperar la ventaja. Y, dice Kimball, “una vez que se usan las armas nucleares, no hay garantía de que el otro bando no responda”.

Kimball se apresura a señalar que, hasta la fecha, los servicios de inteligencia estadounidenses no han visto indicios de que Rusia—que mantiene un arsenal de unas 100 cabezas nucleares tácticas—haya empezado a preparar un ataque de este tipo. 

Los oradores también tomaron nota del discurso de Putin en el Día de la Victoria, pronunciado en Moscú el 9 de mayo para conmemorar la derrota rusa de la Alemania nazi, que omitió cualquier amenaza de escalada.

Pero con la guerra en Ucrania que se extiende ahora a su tercer mes, Kimball advirtió que su prolongación aumenta el peligro de una conflagración nuclear. 

“Cuanto más se prolongue el conflicto de Ucrania”, dice, “mayor será el riesgo. Estamos en un estado de peligro elevado”.

Michael Klare es profesor emérito y director del Programa de Estudios sobre la Paz y la Seguridad Mundial del Hampshire College. Según él, la actual amenaza de guerra nuclear se remonta a un cambio decisivo en la postura militar de Estados Unidos en 2018, que se alejó de la Guerra contra el Terror para centrarse en cambio en lo que sus autores describieron como “Competencia de Grandes Potencias”.

Bajo esta nueva estrategia, articulada por el exsecretario de Defensa James Mattis, las fuerzas armadas de Estados Unidos se alejarían de los conflictos a pequeña escala en el Sur global que definieron gran parte de la Guerra contra el Terror, para centrarse en guerras más grandes con las “potencias cercanas”, es decir, Rusia y China. 

Para los dirigentes de Moscú y Pekín, ese cambio trajo consigo una amenaza mayor e inaceptable de las armas convencionales estadounidenses recién desplegadas que apuntaban a las capacidades e infraestructuras militares de sus respectivos países. 

Si esto fue el factor que impulsó la decisión de Putin de invadir Ucrania es algo que “tendrán que decidir los futuros historiadores”, dice Klare, añadiendo sin embargo que la situación resultante ha “disparado la ansiedad” tanto en Rusia como en China, impulsando a esta última a ampliar sus capacidades nucleares. 

En cuanto a lo que viene después de Ucrania, tanto Klare como Kimball coinciden en que el panorama sigue siendo decididamente precario.   

“Después de la guerra en Ucrania, este proceso de las tres potencias de construcción de capacidades para la guerra convencional y nuclear está obligado a acelerar”, dice Klare. 

“En Europa, después de la guerra… vamos a ver un nuevo Telón de Acero, excepto que esta línea estará más cerca de Rusia que la que había durante la Guerra Fría”, con Finlandia y Suecia considerando ahora la adhesión a la OTAN. En Asia-Pacífico, la posible confrontación en torno a Taiwán—que los líderes estadounidenses han jurado evitar que se convierta en “otra Ucrania”—apunta de nuevo al posible despliegue de armas nucleares.  

El “cortafuegos nuclear”, dice Klare, “se hace mucho más estrecho, para desaparecer cada vez más”.

Mientras tanto, los combates continúan en Ucrania, y los objetivos de guerra de Rusia siguen siendo imprecisos, desde lo que comenzó ostensiblemente como un esfuerzo por derrocar al actual gobierno del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, hasta las más recientes proclamaciones de tomar el control de las partes orientales y rusófilas del país. 

Para Andrew Nynka, redactor jefe del periódico estadounidense Ukrainian Weekly, las amenazas nucleares de Putin forman parte de la guerra de información más amplia que se libra en torno a Ucrania. “Putin está utilizando la cuestión de la guerra nuclear para dividir a sus enemigos”, dice Nynka, añadiendo que sin esta amenaza la situación en Ucrania sería muy diferente. “Lo único que detiene la ayuda occidental es la amenaza de las armas nucleares”.

Pero incluso Nynka reconoce que meterse en la mente de Putin, un “maestro de la desinformación”, es una tarea de locos. 

Y esa incertidumbre ha definido gran parte de la estrategia rusa—o la aparente falta de ella—durante la guerra, según Gabriela Iveliz Rosa Hernández, investigadora asociada de la Asociación para el Control de Armas. “Tiene objetivos amplios y poco claros… Rusia no está segura de lo que intenta hacer”.

Rosa Hernández señala que, sean cuales sean sus objetivos actuales, el uso de armas nucleares por parte de Rusia tiene la misma probabilidad de alejar esos objetivos, endureciendo la resistencia tanto en Ucrania como en la comunidad internacional. Lo que sugiere que los combates podrían continuar sin un final claro a la vista. 

“No veo un alto el fuego a corto plazo”, dice Rosa. 

Tanto Kimball como Klare están de acuerdo en que la comunicación y la reducción de la retórica de la escalada son fundamentales y en que tanto Rusia como Estados Unidos deben volver a la mesa de desarme antes de que expire en 2026 el Nuevo Tratado START, que obligaba a ambas naciones a reducir sus arsenales nucleares. 

Pero con las tensiones en niveles históricos, la vuelta a esas conversaciones parece improbable, dice Kimball. 

En ese momento, advierte, estaremos “viviendo en un mundo sin restricciones con los mayores arsenales nucleares del mundo. Este es un mundo que no hemos visto”.

*****

Peter Schurmann es reportero y estratega en comunicaciones de Ethnic Media Services.

Jenny Manrique es una periodista colombiana radicada en Estados Unidos. Ella trabajó para  The Dallas Morning News y Univision, entre otros medios. Manrique escribió ampliamente sobre derechos humanos e inmigración. Recibió las becas Neuffer, de la IWMF (International Women’s Media Foundation); Ochberg, de la Escuela Columbia de Periodismo; y la Beca de Periodismo de Salud de la USC.

  • Jenny Manrique is a Colombian journalist living in the U.S. She worked for The Morning Dallas News, and Univision, among other media outlets. She wrote widely about human rights and immigration. She received the Neuffer, the IWMF (International Women’s Media Foundation), the Ochberg fellowships, as well as the Health Journalism fellowship from USC.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x