“Campesinos” por un día

16

El trayecto a Mendota, California, en auto, con clima, fue fascinante: por los dos lados de la carretera, había campos sembrados, llenos de árboles, llenos de vida. Verdes. Increíblemente paralelos, simétricos, formaditos en un orden casi matemático.

Llegamos a la granja de Joe del Bosque, quien personalmente nos recibió con una sonrisa.

Ya estábamos todos. Los cinco cónsules que ese día iban a vivir en carne propia lo que viven día a día los campesinos, la mayoría mexicanos: “Campesino” por un día, se llamó el evento.

David Preciado (Fresno), Mario Cuevas (Santa Ana), Salomón Rosas (San Bernardino), Roberto Rodríguez (Oxnad) y Carlos García de Alba (Los Ángeles), además de las personas del Programa Paisano, ProMéxico y personal de la alcaldía de Livingston.

La parcela que visitamos fue la de la pizca de melón.

Primero, hicieron que nos laváramos las manos, nos quitamos los aretes, pulseras, relojes para poder pasar. Hay todo un protocolo de higiene y las medidas se han vuelto más estrictas para evitar cualquier germen.

Foto por Raquel BC Guerrero

Esta actividad les permitió tanto a los cónsules y a los medios conocer el impacto de las nuevas leyes y normas para proteger al consumidor de cosechas posiblemente contaminada por el higiene en el campo. Al llegar al campo de cosecha de melones fuimos bienvenidos por una supervisora del campo, quien nos daba las instrucciones de higiene necesarias antes de entrar al piso de cosecha o en la plataforma de empaque. Nos explicó que antes de entrar cada trabajador debe lavar bien sus manos, no usar joyería o artículos pequeños que se puedan caer y perder dentro del campo de fruta o vegetales. Al estar adentro se les exige que no escupan, tosan o coman nada para evitar que la saliva llegue a contaminar la cosecha. Ella nos explicó que antes los trabajadores tomaban su “lonche” o merienda dentro del mismo campo por ahorrar tiempo y energía, pero el año pasado 2016 hubo un brote de enfermes y hasta muerte a causa de una cosecha de pepinos contaminados con Salmonella. A causa de esto el gobierno federal y estatal por medio de las agencias FDA por su siglas en inglés Food and Drug Administration creó las nuevas de cómo manejar los alimentos frescos dentro de la cosecha y producción de empaque y distribución. Para prevenir que el consumidor sea afectado.

El sol a 87° F hizo que comenzáramos a sentir que la ropa se nos pegaba al cuerpo, las gotas de sudor rodaran por nuestra frente, y eso que ni habíamos comenzado a caminar a la cosecha.

Una parte de la comitiva se dedicó a cosechar los melones: tenían que escoger los “maduros”; otros subimos a la parte metálica, con ruedas, que va arrastrando un tráiler.

Los que estábamos arriba, teníamos “más comodidad” que los de abajo, que estaban con los rayos del sol.

Arriba, el proceso comienza con una persona que sólo se dedica a armar las cajas de cartón, cada una se desliza por una superficie plana de donde la toman los que con guantes de tela, revisan cada melón y los van metiendo en cada caja, según el tamaño podrían caber entre 9 y 12 melones. Antes de meterlos los etiquetan con una pegatina que está en inglés y francés:

El logo del campo, Del Bosque Farms.

Que es un producto orgánico.

Quién los empaca y dónde.

Los datos de contacto.

El certificado orgánico.

El código de barras para más información.

Los que estaban abajo, además de caminar bajo el sol, tenían que subir y bajar la espalda recogiendo los melones. Debían hacerlo acompasadamente a la velocidad del camión que arrastraba la estructura metálica con techo que llevaba a los que íbamos empacando.

En el camión iba el conductor manteniendo una velocidad constante, y en su plataforma, iban los encargados de apilar las cajas de melón cerradas y las amarraban. Todo un trabajo en equipo. Doña Rosario, esposa del mayordomo, me contó que si saben a qué hora entran: a las 6 de la mañana en punto. Pero no saben a qué hora terminan, a veces 12 horas después . “Esto se termina hasta que se acaba” me dijo sonriente, “hasta que se acaba de recoger la cosecha…”.

Gracias a esta actividad, nuestros cónsules conocieron vivencialmente lo que implica trabajar en el campo y se comprometieron a atender todo lo que esté a su alcance en cada una de sus representaciones. Para los miembros de los medios de comunicación nos dio la oportunidad de reconocer el esfuerzo los trabajos bajo el sol y de suma importancia a la economía Del Valle San Joaquín.

En esta sección en español que regresa a la publicación de Community Alliance desde su última publicación en en 2015 queremos celebrar a nuestra comunidad Mexicana. Celebrando su mes de fecha de independencia y fiestas patrias. En estos campos agrícolas de California los Mexicanos por su mayoría por el a levanto a esta nación al mismo tiempo que a México. Las remesas a México y su poder de consumidor en Estados Unidos son esenciales para que la economía siga creciendo.

Community Alliance queremos abordar estas historias que le demuestra al resto de nuestra gente Del Valle Central lo bueno y hermoso que cada inmigrante trae a esta nuestra norteAméric, nuestro Estados Unidos. En este evento de “Campesino” por un día todos apreciamos el trabajo profesional que hacen nuestros campesinos.

Déjanos saber que te parece este artículo y que otros temas te gustaría ver publicados.