A pesar de las diversidades, van surgiendo grupos para enfrentar los problemas sociales de manera decidida.

783

primerodemayo.15

Por Leoncio Vásquez Santos

En los 15 años que he estado involucrado en asuntos comunitarios, deja mucho que desear de nuestra sociedad al quedarse conforme y aceptar las situaciones que vivimos y sólo buscan apoyo cuando ya no hay otra salida para buscar. Sólo una curita que pueda tapar temporalmente la cortada, pero sin interés de actuar de manera decidida y consistente para curar la cortada de manera permanente.

Me estoy refiriendo a las históricas violaciones de derechos laborales que diario sufren los campesinos cuando los patrones no les proveen las atenciones que dictan las leyes laborales; pago justo, baños limpios, sombra, agua fresca, tiempo de descanso, etc. La falta de atención a cuidado de salud y atención médico adecuado cuando se lastiman en el trabajo. Muchos se ven involucrado en un sistema desconocido sin saber como manejarse para recibir lo que la ley les permite. Me estoy refiriendo a los millones de inmigrantes que se encuentran en este país considerados por muchos como criminales, se agachan la cabeza y se alejan aceptando estos tipos de atropellos.

Me refiero a la falta de centros de cuidado de niños cuando ambos padres van a trabajar para poder mantener a la familia y muchas veces dejan a sus hijos a familiares o solos cuando van todo el día a trabajar. Me refiero a tantas personas que tienen que rentar una vivienda lleno de cucarachas, falta de calefacción, pésimas condiciones de las plomerías y por ahorrarse unos dólares, aceptan al inicio alquilar dicha vivienda, pero luego se arrepienten porque nos es la manera más digna de vivir con sus hijos y hacen lo pueden para salirse del problema, pero una vez firmando un contrato, poco pueden hacer. Me estoy refiriendo a miles de familias indígenas que se les hace una barrera enorme navegar los diferentes sistemas de este país porque no dominan el Español, mucho menos el Inglés. Y los problemas continúan y la mayoría de la gente pasan los días sin moverse un dedo aceptando estos tipos de atropellos.

Sin embargo, no hay que perder las esperanzas. A pesar de que la mayoría de la gente se queda callada frente a malas condiciones de trabajo, vivienda, salud, educación, hay otros pocos que con mucho coraje y determinación salen para enfrentarse de frente a estos problemas. Han sido varios años y en estos años, he conocido a muy pocas personas, pero con mucha conciencia, corazón y valentía para no callarse frente a las adversidades.

En la Ciudad de Fresno, existen un número contable de organizaciones o grupos que se organizan para luchar y hacer frente a diferentes problemas que la comunidad atraviesa. Con el tiempo, nos damos cuenta que por más que no queremos trabajar juntos por diferentes factores, lo tenemos que hacer porque los problemas que enfrentamos ya nos están rebasando.

Un ejemplo fue el compromiso que hicieron varias organizaciones comunitarias en el 2006 para enfrentar la iniciativa de ley que iba a criminalizar abiertamente a personas sin protección migratoria en este país. Formaron lo que es ahora, La Coalición Primero de Mayo por los Derechos de los Inmigrantes. Desde entonces, se han organizado de manera continua hasta en nuestros días luchando precisamente por una reforma migratoria. Todas las organizaciones miembros han participado de manera voluntaria sin ningún interés económico y esto ha sido la clave del trabajo consistente que han desempeñado en todos estos años. Al pasar de los años surgen otros esfuerzos similares cuando se ven oportunidades de bajar recursos económicos por el trabajo. Cuando se terminan los recursos cada quien se retira o se enfocan en otro trabajo. En los últimos años, ha bajado mucho la participación de la comunidad en la marcha anual que realiza la Coalición Primero de Mayo, pero eso no les desanima a continuar cumpliendo su misión.

Utilizando el ejemplo de la Coalición Primero de Mayo, este año en particular están surgiendo dos esfuerzos más que despiertan mucha esperanza para enfrentar un sin fin de situaciones que nos tienen acorralado en este país, así también como el país de procedencia. A raíz de una colaboración entre organizaciones comunitarias, sindicatos, estudiantes, iglesias, los medios de comunicación y viejos luchadores sociales para recibir en Fresno la Caravana 43; representantes de los 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa que fueron desaparecidos en manos del propio ejercito Mexicano y que después de siete meses no han sido encontrado. Algunos que participaron en este trabajo, pidieron que de una u otra manera se continué el esfuerzo para poner al dominio público los enormes problemas sociales en México. Opina unos de los convocantes, Arturo García “No existe una coalición donde hay mexicanos y México-Americanos. No se han incorporado la gente nativa. En México y en EE.UU el 26 de Septiembre de 2014 se está olvidando y el Gobierno está pensando que esto se va olvidar como el 2 de Octubre. Por el asunto de los Jornaleros en San Quintín, los presos políticos, el asunto de los migrantes y que contribuimos con nuestras remesas a la economía de México, el asunto de DACA y DAPA”.

De esta manera, están contemplando de crear aun otra coalición para unir las voces y luchar desde aquí contra los problemas en México. Mientras las discusiones sobre la formación de una coalición sigue cocinando, no se hacen esperar y acordaron realizar un evento mensual en el Consulado de México en Fresno. Opina Lupe Cervantes, “Debemos comprometernos para realizar eventos y ser consistentes mensualmente. Se tiene que hacer más a fondo porque ya va cumplir un año. Cada quien que lleve su tema con sus propios mensajes.” No importa que tema del Gobierno de México quieren poner a flote, se les anima unirse cada 26 del mes en el Consulado, llevando sus propios mensajes, información o quejas para hacer más visible los problemas que están enfrentando las familias que se quedaron en sus pueblos de origen.

Seguimos hablando de la situación de los 43 estudiantes desaparecidos, el caos de las elecciones (fraudes, asesinatos de candidatos), las reformas estructurales que intentan privatizar todos los vienes del país, los presos políticos y de conciencia social, los asesinatos y secuestros de periodistas independientes y la lista continua. La mayoría de los participantes en esta discusión son Mexicanos, pero están buscando integrar otros individuos de Centro y Sudamérica, así también como cualquier individuo que se quiera involucrar y traer a la mesa sus propios agendas. Como dice Mayté Moreno, una de las participantes, “Es necesario iniciar una coalición que tome el asunto de todos los Mexicanos y Centro Americanos.”

Casi en el mismo tiempo y espacio, surge otra discusión con otro grupo de individuos y organizaciones. La idea es muy similar de buscar una manera de unir todos sus esfuerzos para tratar asuntos que aquejan la comunidad. Se habla de trabajar más coordinado, de compartir un calendario y espacio común para referir a la comunidad y a cualquiera que busca algún tipo de apoyo. En este grupo, se maneja más el idioma Inglés y en su mayoría son México Americanos. Por el momento se están formulando de que mejor manera se pueden manejar, pero hay mucho compromiso de individuos que han estado en la lucha por años y jóvenes que tienen mucha energía para continuar las mismas luchas. Dice Luis Ojeda, unos de los jóvenes participantes que su compromiso es luchar para que otros jóvenes se puedan beneficiar de programas como la Acción Diferida y sobre todo que sepan y entiendan sus derechos. Menciona Gloria Hernández, una de las luchadoras que ha sido consistente con su posición y compromiso de asistir a los más desprotegidos, “yo que tengo conocimiento, los puedo transferir a otras personas para que los usen y continúen la lucha.”

Una característica de estos dos grupos ha sido trabajo de manera independiente y muy difícil ver una unión en su plenitud; apoyo mutuo en el trabajo de cada uno y consistencia en sus mensajes. Cada grupo u organización puede jalar un grupo pequeño de personas y nadie toman en serio cualquier acción que organicen. Por lo tanto, estas conversaciones que inician dan mucha esperanza de que una vez por todas, se vea una unión entre todas las organizaciones e individuos involucrados y porque no, sin importar el idioma que se maneja en cada grupo, unir los dos en uno para esperar un impacto más grande y visible en cualquier trabajo que decidan realizar.

*****

Leoncio Vásquez Santos Vice Coordinador Estatal del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB). Póngase en contacto con él en lvasquez@fiob.or