El Movimiento Sunrise apoya la reducción de gas de efecto invernadero y una justa transición al Green New Deal para evitar un mayor impacto debido al cambio climático y también apoya enfrentar la histórica desigualdad socioeconómica. Foto de Peter Maiden

Una visión para el valle

Por Pedro Hernández, Vanessa Suárez y Alonso Santos

Sunrise Fresno se formó a principios de 2020 como una agrupación de jóvenes activistas decididos a exigirle a los políticos a que tomen acción para mejorar el medioambiente. A pesar de nuestra edad y antecedentes, todos sabíamos que la justicia ambiental ha sido negada durante demasiado tiempo en el Valle de San Joaquín. 

Meses después, nuestro grupo había crecido y contactamos directamente a los candidatos al Congreso para que firmasen nuestro “compromiso de no aceptar dinero del petróleo” durante las elecciones primarias de 2020. De los muchos políticos a los que nos hemos enfrentado, la respuesta más notable fue cuando el congresista Jim Costa (Demócrata, Fresno) comentó: “Creo en el cambio climático, pero no firmaré su compromiso”. Nos golpeó bastante. 

Reafirmó lo que muchos de nosotros sabíamos: salvarnos a nosotros mismos depende en nosotros. Nuestros líderes saben que la crisis climática existe, pero continuamente se niegan a actuar, dejando a nuestras familias y amigos en riesgo. 

Cuando la corrupción se apodera de las palancas del poder, las soluciones basadas en la integridad suelen estar fuera de alcance. 

Fresno y el Valle de San Joaquín se encuentran en un punto de inflexión. A pesar de décadas de prosperidad agrícola y producción de energía, el Valle enfrenta potencialmente un colapso completo. Si bien a menudo se habla del cambio climático y el calentamiento global como problemas para la próxima generación, sus impactos en el Valle se sienten hoy. 

Estos impactos son interseccionales y adoptan muchas formas diferentes, con consecuencias sociales, culturales, económicas y ecológicas para las comunidades del Valle. Si bien los resultados varían según la comunidad, sabemos que la industria se beneficia a expensas del bienestar de las personas y de nuestro planeta. 

Es imperativo que tomemos medidas ahora para moldear nuestra propia Visión para el Valle. Todos tenemos derecho a un asiento en la mesa. Es hora de que tomemos el poder que se nos ha negado y hablemos con la autoridad que tenemos como residentes en la primera línea de la crisis climática. 

Desafiando el status quo, ofrecemos nuestra visión para el Valle de San Joaquín:

Un Nuevo Acuerdo Verde para el Valle de San Joaquín. 

Nuestra visión del futuro tiene sus raíces en la historia. Debemos respetar la soberanía indígena y nunca olvidar que los pueblos del Valle de San Joaquín están construidos sobre la tierra de la tierra de los Yokut con una historia de colonización violenta. 

Esta colonización desplazó a los habitantes originales y marcó fundamentalmente el paisaje. El ecosistema del Valle alguna vez incluyó ríos que se desbordaban con regularidad, creando una vasta red de humedales que invitaba a miles de especies diversas de animales y plantas. Desde el siglo XIX, más del 90% de los humedales de California se han drenado para la agricultura intensiva, la urbanización y la industrialización. Fue esta destrucción ambiental la que creó nuestro panorama segregado actual donde los inmigrantes indocumentados y las personas de color se ven obligados a realizar trabajos que explotan tanto a la fuerza laboral como a nuestro medio ambiente mientras son los más afectados por la contaminación.

Exigimos una sociedad y una economía restauradora que refleje nuestras futuras necesidades ambientales y de salud pública. 

El Green New Deal es la única propuesta de política que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar los peores impactos del cambio climático y, al mismo tiempo, abordar las disparidades socioeconómicas históricas.

La incorporación de una Transición Justa a la Visión del Valle brinda oportunidades para pasar de los trabajos que dependen de los combustibles fósiles a trabajos sindicalizados con altos salarios y beneficios en nuevas tecnologías climáticas que se anticipa que llegarán al Valle. Estas nuevas y diversas oportunidades de empleo pueden allanar el camino para que el Valle se libere de los grilletes de las grandes petroleras y la agroindustria.

Debido a la larga historia de extracción de petróleo y gas del Valle, una parte considerable de la fuerza laboral está empleada por la industria, mientras que políticos demócratas como Esmeralda Soria, Melissa Hurtado, Annalisa Perrea, Anna Caballero y Rudy Salas continúan aceptando contribuciones de campaña de Big Oil . A medida que pasamos de los combustibles fósiles a los sistemas de energía que reducen y eliminan las emisiones de carbono, es esencial responsabilizar a los funcionarios electos, los desarrolladores de proyectos y los empleadores para garantizar que nuestra fuerza laboral no se quede atrás. 

De manera similar, la fuerza laboral agrícola del Valle debe reformarse para abordar la crisis climática y satisfacer la demanda de alimentos. Los trabajadores agrícolas están en la primera línea de exposición a la contaminación, trabajando en condiciones peligrosas y a menudo sin una compensación justa mientras estas mismas prácticas desplazan a las plantas y la vida silvestre en peligro de extinción. Una transición de la agricultura industrial hacia Las prácticas regenerativas pueden proteger los medios de vida de los trabajadores agrícolas y las comunidades, salvaguardar el medio ambiente circundante y la vida silvestre, proporcionar empleos bien remunerados, aumentar la sostenibilidad de toda la cadena de suministro agrícola, reforzar los resultados de los productores, fomentar la cohesión comunitaria y combatir el cambio climático. La fuerza laboral de gestión de la tierra también debería tener oportunidades para ganarse la vida dignamente con los esfuerzos de restauración del hábitat y los proyectos de ecologización urbana necesarios para restaurar nuestros ecosistemas y cerrar la brecha de la naturaleza.

Nuestro punto de inflexión está en manos de nuestra comunidad. Depende de nosotros construir un Valle donde todos tengan derecho a vivir, aprender, trabajar, comer, jugar y orar en un ambiente saludable; donde el poder de la toma de decisiones está en manos de la gente, especialmente de aquellos que han sido marginados una y otra vez; donde el espacio no solo está hecho para que la naturaleza florezca, sino donde los residentes del Valle se reincorporan como parte de ella; y donde las oportunidades de empleo éticas estén disponibles para todos.

Si esto le suena bien, ¡únase a nosotros en fresnosunrisemovement@gmail.com!

*****

Pedro Hernández, Vanessa Suárez y Alonso Santos son parte del movimiento Fresno Sunrise Acción Diferida y Justicia Ambiental Denegada

  • The Community Alliance is a monthly newspaper that has been published in Fresno, California, since 1996. The purpose of the newspaper is to help build a progressive movement for social and economic justice.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x