La vacuna contra el Covid19 ya se está aplicando en Estados Unidos y hay esperanzas de que ayude a controlar los contagios.

Tenemos la Vacuna Contra el Covid, ¿Y Ahora Qué?

Por Francisco Duarte

Aunque algunos continúan negándolo, el Covid-19 está entre nosotros perturbando nuestro estilo de vida, y lo peor, cobrando víctimas mortales; y en mi opinión, con mayor poder de propagación de lo que reconocen las autoridades sanitarias. La buena noticia es que la vacuna para detenerlo ya ha sido aprobada y se encuentra en circulación. Hoy la tarea es tomar una decisión informada sobre la conveniencia de aplicarse o no esa vacuna. 

Quienes venimos de la época de los 50 ‘s recordamos salir por las ventanas de las escuelas primarias huyendo de las enfermeras que llegaban con la misión de inmunizarnos. 

En ese tiempo no oíamos de teorías de conspiración en la que se nos inocularía un chip debajo de la piel para controlarnos. Para nosotros el tema era el temor a lo desconocido y al pinchazo de las agujas. Sabíamos sobre algunas de las plagas que aquejaban a la humanidad, entre ellas, el sarpullido, la viruela, la fiebre tifoidea, el tétano etc. Uno de mis condiscípulos padecía el efecto de la polio cuando la vacuna no existía aún. Muchos habíamos padecido de  tifus, difteria, viruela, sarampión, etc, padecimientos entonces muy comunes.

Aparte de nuestras experiencias, la historia nos ha dejado las huellas de plagas que causaron mortandad entre la raza humana. Esas historias se remontan a muchos siglos pero entre las más recordadas está la llamada Peste Negra, o Bubónica,  transmitida por las pulgas alojadas en las ratas, que en el siglo XIV mató entre 45 y 75 millones de personas en el mundo y devastó al continente europeo matando a una tercera parte de sus habitantes —algunos dicen que de 80 millones de personas quedaron solo 30 millones con vida. Esta misma plaga al parecer había devastado al imperio romano en los tiempos de Justiniano y del florecimiento de Constantinopla matando a 25 millones de sus habitantes.

En el siglo XX la gripe española, que azotó al mundo justo después de la primera guerra mundial, dejó cerca de 100 millones de víctimas mortales. En comparación el Covid ha matado a más de un millón seiscientos mil entre una población superior a los siete billones y medio.  

 En nuestro siglo XXI ya han sido varias las propagaciones de virus que han puesto en jaque la salud mundial. Algunos son el SARS o Síndrome de Respiración Aguda, que entre 2002 y 2003 mató a cerca de 800 personas en Asia; la gripe A-H1N1 que cobró 18.000 vidas en el 2009; el mortal brote del ébola en África, y los temidos virus transmitidos por mosquito como el dengue, el zika y el chikunguña en América Latina. Las vacunas han ayudado en la erradicación o debilitamiento de algunas plagas sumamente letales como el tétano por ejemplo. Si  alguien piensa que el Covid-19  es algo terrible,  y lo es, sería ilustrativo hacer una comparación con las plagas mencionadas y la de la viruela ya erradicada de la humanidad a través de la vacunación. Algunos cálculos indican que las muertes ocasionadas por esta plaga durante el siglo XX sumaron más de 300 millones. Por lo general, en la segunda semana de la infección morían aproximadamente un 30% de los casos de viruela del tipo Variola major. La mayoría de los sobrevivientes podían quedar con cicatrices, pérdida de tejido labial, nasal, cartilaginoso, algunos quedaban ciegos por el ataque de las costras a la córnea. El último caso de viruela en Estados Unidos se dio en 1949;  en el mundo la última infección ocurrió en Somalia en 1977. La vacunación erradicó también la poliomielitis  en 1994, la rubéola en 2015, el sarampión en 2016. Ahora nos toca la batalla en contra del Covid-19 y la herramienta es la misma: la vacunación.  

Para este paso de vacunación algunos opondrán resistencia en base a riesgos posibles, a creencias religiosas, conspiratorias, científicas o pseudocientíficas. Otros se preguntaran si la vacunación debería ser obligatoria como emergencia nacional o voluntaria por los riesgos implicados. Por fortuna los profesionales de la salud y otros empleados de riesgo, están aplicándose la dosis dando un ejemplo de lo que todos los que no tengamos contra-indicadores debemos hacer. Hay una realidad que está creciendo: el riesgo de no estar inmunizado es muy real, las víctimas mortales son reales, y los riesgos de efectos secundarios parecen ser mucho menores que un enfrentamiento con el virus, que no solo podría ser mortal para nosotros sino para la gente a nuestro derredor a la que amamos. Yo sí me vacunaré en cuanto se me dé la oportunidad de hacerlo.

*****

Francisco Duarte nació en México y es un activista de Fresno. Pueden contactarlo en fresnohouse@hotmail.com.

  • The Community Alliance is a monthly newspaper that has been published in Fresno, California, since 1996. The purpose of the newspaper is to help build a progressive movement for social and economic justice.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x