Simplemente Sencilla

35

Por Socorro Sánchez

Mi vida empezó en mayo del 1973 en un pequeño rancho a una hora de la ciudad de Mexicali, Baja California. Al parecer, desde el primer día mi padre aprendió que yo sería “diferente” a sus primeros nueve hijos. Él me cuenta cómo el doctor del pueblo vecino no quiso atender a mi madre para el parto. Así que tuvo que manejar a la ciudad de Mexicali. ¡Yo venía atravesada en el vientre de mi madre! Dos años después nació otro de mis hermanos, y finalmente 7 años después, nació mi hermano número doce.

En el ejido Veracruz tuve mi infancia y mis primeros años escolares. Mis padres trabajaron siempre en la agricultura. Cuando tuve uso de razón, me di cuenta que los días que no teníamos clases, nos llevaban a las parcelas de algodón. También nos llevaban en los veranos y a veces también, los días que viajaban lejos, cuando no tenían quién nos recogiera de la escuela. Recuerdo que me encantaba ir a clases. Nunca voy a olvidar a la maestra María Arredondo de mi primer grado de primaria… ¿Será porque me regaló un abrigo nuevo en la Navidad de ese año escolar? Creo que sí: en casa nunca celebrábamos Navidad con regalos, solo con comidas especiales. En el ejido Veracruz viví hasta la edad de diez años con mis padres, tres hermanas mayores y mis dos hermanos menores. Al parecer, los mayores se habían mudado a Estados Unidos.

Fue en el año de 1983 que uno de mis hermanos decidió llevarnos a mí y a mis padres y a los hijos que quedábamos en Mexicali. Fue algo divertido para nosotros. ¡Pues nunca habíamos viajado más lejos que Mexicali! Recuerdo que quitaron el respaldo del asiento trasero y nos acomodaron para que no se vieran tantas cabecitas. Mi hermano menor viajó en las piernas de mi madre y mi hermano condujo el vehículo hasta llegar al Este de los Ángeles.  Allí nos esperaban los hermanos mayores. Yo los veía personalmente por primera vez. Algunos casados y con familia.

No nos quedamos allí por mucho tiempo. Como al mes viajamos a un ranchito cerca del pueblo de Delano.  Fue allí donde mi hermano que nos había “cruzado” falleció en enero del 1984. Murió a la edad de 21 años en un accidente de coche, que conducía otro de mis hermanos.

Del 1983-1988 estudié en una escuela cerca de Delano. Terminé la primaria. Recuerdo que al salir del octavo grado me gradué con honores. Recibí una placa que decía “Most Improved Student”. Le agradezco al maestro Roberto Villa que me sacaba de apuros cuando no entendía las materias.  Después seguí la preparatoria en Delano High School. Durante estos años los días que no teníamos clase mis padres aún nos llevaban a trabajar a los campos de la uva en Delano. Gracias a eso conocí a César Estrada Chávez. Papá nos contaba anécdotas de las huelgas de Chávez y también nos decía que si no estudiábamos, no progresaríamos mucho con el trabajo del campo.

En el verano de 1992, al graduar de la preparatoria decidí aplicar para la Universidad de Fresno. Al principio me pusieron en una lista de espera para asistir al curso de verano. ¡Una semana antes de empezar el curso, recibí una llamada de aceptación! Para mí fue emocionante, para mi madre algo doloroso y para mi padre, bueno les diré que mi papá me dejó de apoyar… Estaba en todo su derecho, pues el año anterior se habían casado las tres de mis hermanas mayores. La última había salido embarazada en su último año escolar de la preparatoria y luego se casó. Yo quede en casa sola con mis padres y mis dos hermanos menores. Papá era más estricto y no me dejaba salir ni a la esquina. Nunca pude hacer deportes en la escuela porque no era del agrado de mi padre que llegara tarde a casa. Pero yo solo quería estudiar. El caso es que mi papá me dice – ¿Te vas a ir? ¡Haz lo que quieras, que al cabo al rato regresas y a lo mejor, hasta embarazada! Aun así, me salí de mi casa para asistir a la universidad.

En 1997 me gradué de la universidad de Fresno como maestra. ¡No me case ni salí embarazada! Fui la primera y la única hija de los 11 hermanos que asistiría a la universidad y se graduara. Yo agradecida con Dios por el apoyo de mi madre y las tortillas de harina hechas a mano que siempre me tenía cuando la visitaba los fines de semana. Fue hasta el día de mi graduación cuando recibí un abrazo fuerte y agradable de mi padre después de cinco años.

Yo me quedé en Fresno donde empecé a trabajar como maestra. Después seguí mis estudios y recibí mi maestría en Desarrollo de Estudio Infantil. Me casé por la iglesia en 1999. En el 2000 nació mi primera hija y yo vivía mi mundo de fantasía. Así viví por tres años. En el 2004 nació mi segundo hijo y ese año mi esposo decidió tomar otro camino y yo me quede con mis dos hijos. El siguiente año me divorcié.  También decidí empezar una casita nueva para mis padres en Delano. Todos me preguntaban que cuando regresaba a vivir a mi casa con mis padres. Fueron tiempos difíciles en Fresno, sola con mis hijos. Pero terminé la casa de mis padres en el año 2009 y decidí entregárselas.

Hasta la fecha sigo viviendo en Fresno. Me volví a casar y tengo una nena de 5 años. Este año cumplí 20 años como maestra y aprendo algo nuevo con mis estudiantes cada día. Amo lo que hago, lo que Dios me ha dejado lograr y los retos de la vida que nos hacen crecer. Sencillamente es entender que la vida siempre tiene retos y hay que salir a delante con la frente muy en alto.

Socorro Sánchez trabaja en la Primaria Leavenworth, la directora es Erica Piedra. Esta escuela está en el programa Doble Inmersión del Distrito Unificado de Fresno: que es un programa bilingüe que busca que los estudiantes adquieran destrezas de comunicación y lectoescritura, además de integrar el desarrollo de la competencia intercultural; con la expectativa que no solo estén preparados para completar los requisitos para obtener el Sello de Bilingüismo al graduarse de la preparatoria, sino también desarrollar una perspectiva más amplia de la diversidad y conciencia cultural.

Los maestros reciben capacitación y tienen todo el apoyo para llevar a cabo su labor. Para preguntas adicionales sobre los Programas de Doble Inmersión en FUSD, favor de comunicarse al (559) 457-3916 ó visítenos: https://www.fresno.org/dept/els