Parte de la audiencia de la reunión comunitaria realizada en Huron el 17 de noviembre, 2022, donde los asistentes discutieron planes para la creación de una escuela preparatoria en Huron. Foto de Peter Maiden

El conocimiento es poder

“El odio viene en muchas formas. Cuando nuestra juventud no tiene igualdad de acceso a la educación pública, hay falta de equidad y puede oprimir y limitar las oportunidades de movilidad y progreso social. Por eso defendemos a nuestros estudiantes y nuestros derechos”—Rey León, alcalde de Huron

El odio surge del miedo y la ignorancia, la mejor línea de defensa es el conocimiento y la valentía.

Todos hemos escuchado el dicho ‘El conocimiento es poder’, creo que no hay frase más cierta. Sin conocer las causas de las cosas, ¿cómo podemos cambiarlas para mejor? A lo largo de la historia estadounidense ha habido una plétora de ejemplos de racismo institucionalizado, donde el sistema ha sido diseñado para socavar las comunidades de color. Uno de los muchos problemas con el sistema escolar es cómo las escuelas en las que predominan los vecindarios negros y morenos están severamente desfinanciadas y desatendidas.

Huron es una pequeña ciudad rural dentro del condado de Fresno. Tiene una población de aproximadamente 7.100 personas (dependiendo de la temporada de cosecha), 94% de los cuales son hispanas. Esta comunidad principalmente de inmigrantes y trabajadores agrícolas ha seguido creciendo durante las últimas décadas, a pesar de no recibir los recursos necesarios de nuestro gobierno.

El jueves 17 de noviembre, más de 100 personas se reunieron en el Centro Comunitario John Palacios para asistir a una reunión comunitaria organizada por el periódico Alianza Comunitaria y el alcalde de Huron, Rey León. El plan era reunir a la gente, discutir las necesidades de una escuela preparatoria local—en lugar de tener que asistir a la escuela de Coalinga—y los pasos necesarios para hacer realidad ese sueño. Residentes locales y líderes comunitarios de otras ciudades rurales asistieron para escuchar y participar en la discusión.

Arely Arellano, quien habló en la reunión comunitaria, se graduó de la Escuela Preparatoria Coalinga en 2011 con un promedio general de 4.3. Ahora es concejal de Huron. Aunque la mayoría de las escuelas tienen un/una valedictorian único/a, Coalinga High otorga el título a todos los estudiantes de alto rendimiento. Valedictorian es el/la alumno/a que se gradúa con el mejor promedio y ofrece el mensaje de despedida (“Valedictory”) en la ceremonia de graduación. Cuando Arellano se graduó, compartió el honor de ofrecer el mensaje con otro estudiante, a pesar de tener un promedio más alto. Cuando le pregunté si creía que los niños de Huron eran tratados de manera diferente a los niños de Coalinga en la escuela, ella respondió: “Sí. La diferencia es que los estudiantes de Coalinga están familiarizados con los maestros porque son sus vecinos o padres, amigos o parientes de ellos. En Huron, noté que los estudiantes de secundaria conversan con sus maestros porque son de Huron, así que es un ambiente diferente. Más amistoso. Más atractivo. Más relacionable. En Coalinga, somos los forasteros.”

Huron estableció su escuela intermedia en 1996 y su escuela primaria se construyó 16 años antes. Esta comunidad rural está desesperada por ayudar a las próximas generaciones a recibir la educación que no estaba disponible para ellos. Muchos padres y abuelos me admitieron tímidamente que apenas sabían leer y que habían abandonado la escuela temprano en la vida por necesidad. Trabajan duro en los campos todos los días, solo piden que sus hijos tengan la oportunidad de lograr algo que ellos no pudieron. Coalinga High, fundada hace más de 100 años, es la escuela más cercana para que asistan los niños en Huron. Aunque ambas ciudades están separadas por unos 30 minutos, los niños dependen de un viaje en autobús de una hora para llegar allí. No solo eso, sino que el autobús no tiene suficiente espacio para todos los estudiantes, dejando a algunos sentados en el suelo todo el tiempo.

Algunos adolescentes se unieron a la reunión del salón y observaron a los adultos de su comunidad hablar sobre su futuro. Cuando les pregunté qué pensaban acerca de tener una escuela preparatoria más cerca de casa, uno de ellos asintió: “Realmente necesitamos una. De verdad, a veces pierdo el autobús y eso significa que no puedo llegar, así que pierdo todo el día”. Otro niño dijo que temía graduarse de la escuela secundaria en mayo, sabiendo las dificultades que enfrentaría para ir a la escuela preparatoria en el otoño.

Algunos padres como Jimena Montes hablaron sobre sus experiencias con la crianza de niños en Huron y la necesidad de una escuela secundaria local. Habiendo vivido en Huron durante 30 años, criando a 2 hijas y ahora a 4 nietos, está muy familiarizada con los obstáculos que enfrentan los adolescentes y sus padres dentro de su distrito escolar. Recordó que la llamaban constantemente a la escuela preparatoria de Coalinga cada vez que sus hijas tenían problemas con sus compañeros de clase. En primer lugar, a menudo no tenía transporte para llegar allí y finalmente tuvo que pedirle al director que dejara de llamarla a menos que fuera una emergencia, ya que ir allí a menudo no era una posibilidad para ella. Instó a todos en la sala a hacer todo lo necesario para que sus hijos pudieran asistir a una escuela más cercana a casa donde ‘pertenecen’. “¡Traigan amigos, el vecino, el tío, todos! No podemos dejarnos tratar como basura, no somos basura.”

  • Paulina Cruz

    Paulina Cruz is a fellow with the Community Alliance newspaper. She is a Mexican immigrant currently attending Fresno State. She is currently working on an anthropology major with a minor in psychology. She spends her free time writing poetry or painting.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x