El capitalismo en México

14

Por Francisco Duarte

México, con sus 130 millones de habitantes, es un país de contradicciones,  muy rico y muy pobre. No es rico por su cercanía con los Estados Unidos, lo es a pesar de sus vecinos. La riqueza de este país es cultural, culinaria, orográfica- posee  además una riqueza material envidiable, la misma que atrajo a los conquistadores del pasado y provoca la ambición de las transnacionales del presente.  México tiene riquezas en el subsuelo, en sus bosques y montañas. Su industria minera,  hidrocarburos, pesca y un enorme capital humano en su fuerza laboral de más de 50 millones.  El espacio nos permite explorar brevemente algunas de esas riquezas y de un sistema económico destructivo que provoca sus contradicciones.

La industria minera es una de sus riquezas de mayor importancia. México es el primer productor de plata en el mundo, undécimo en oro, duodécimo en cobre, segundo en fluorita, tercero en bismuto, quinto en producción de plomo. En datos obtenidos del 2013-  cifras de la Cámara Minera de México-  este sector aporta el 1.5% al producto interno bruto nacional, contribuye con 328 mil empleos directos y un millón 600 mil indirectos, lo que la convierte en uno de los empleadores más importantes del país ubicándose en el cuarto generador de divisas con  22 mil 516 millones de dólares- cifras del INEGI. En contradicción la pobreza se incrementa aun en los centros de producción minera de mayor importancia de tal manera que la fuerza laboral se mira en la necesidad de emigrar en busca de oportunidades. El estado de Zacatecas principal productor de plata es al mismo tiempo uno de los lugares con mayor incidencia en la emigración de sus habitantes.

La industria petroquímica,  aun con el valor fluctuante del producto, es una de las principales riquezas del país ocupando el lugar 12  o 13 en el ranking global.  Durante el tercer trimestre del 2008 los ingresos petroquímicos  aportan 45% del gasto público que oscilaba alrededor de los cinco billones de pesos. (Secretaria de Hacienda y Crédito Público). Aunque su aportación se ha reducido, continúa siendo una fuente importante de ingresos. Curiosamente esta  es la empresa que más contribuye a la deuda nacional con una cifra de 219,421 millones de pesos ( Banorte). Otra preocupación es que en sus áreas de explotación se incrementa el precio de todo y la población común se mira desalojada y empobrecida.

En materia turística México se encuentra entre los 8 países más visitados del mundo con destinos como Cancún, Ixtapa, Riviera Maya, Puerto Vallarta, Acapulco, Los Cabos, Teotihuacán – entre otros– más el atractivo para el turismo cultural de los más de cincuenta Pueblos Mágicos. La aportación económica de esta industria equivale al 9% del PIB con 10 mil 753 millones solo detrás de las exportaciones, la inversión extranjera y las remesas familiares- produciendo 7.5 millones de empleos. Tal vez detrás de esas líneas de hoteles lujosos con precios inalcanzables para muchos, es en donde el contraste entre los ricos y la clase trabajadora se hace más evidente.  Como en el caso de las áreas petroleras, el turismo encarece todos los servicios y bienes de consumo dejando a los trabajadores mexicanos sin México.

¿Quien no quiere vivir en un país bien administrado que cuenta con minerales, hidrocarburos, litorales, bosques, turismo, remesas, hasta un supuesto excedente de exportaciones? El hecho es que también México es uno de los países que produce más pobres y emigrantes a nivel global-  En las palabras de un escritor mexicano: México está dividido entre los que comen cuando quieren y lo que les da la gana y los que comen una vez al día o de vez en cuando (M. Gonzales de la Garza).

Algunos sugirieron que el problema es la corrupción del gobierno, la impunidad, los bajos salarios, la escasa educación, la violencia, los cárteles, la drogadicción, la creciente desigualdad económica, la economía informal, la baja recaudación fiscal etc. Cada uno un factor que agrava la situación, pero señalan los síntomas y no la enfermedad, el efecto y no la causa.

El problema real en México es de naturaleza administrativa con un sistema económico neoliberal que ha estado hundiendo al país por las últimas décadas agravándose a partir de la presidencia de Carlos Salinas  y después de él, tanto priistas como panistas- ambos partidos de derecha- han seguido la misma línea de privatización, argumentando que el Estado no es un buen administrador. – y no lo podrá serlo en donde impera la corrupción y se burla de la voluntad popular

Una de las mas desastrosas consecuencias de este sistema económico es el encumbramiento de un pequeño grupo de multimillonarios contados entre los más ricos del mundo. Un grupo elitista entre la clase política y empresarial que viven como reyes en medio de la pobreza en un país con más de 50 millones de pobres. El 1% de ellos capta una proporción mayor que el  50% de los más pobres; el 40.3% perciben de uno a dos salarios mínimos- COPAMEX-  (entre $90.00 y $180.00 pesos ) aproximadamente el costo de un kilo de carne, o tres o cuatro galones de gasolina. Se estima que alrededor de 20 millones sobreviven con un ingreso aproximado de $40.00 o $50.00 pesos al día.

Este grupo de oligarcas- en complicidad con los partidos políticos- han resistido al cambio en complicidad con los sistemas judicial, legislativo y ejecutivo- todos parte de la misma mafia, deshaciendo el estado de derecho, entronizando la corrupción y la impunidad que les ha permitido cometer fraudes electorales, matar o silenciar a los adversarios de los medios de comunicación o la política que buscan un cambio real. Ese sistema corrupto es el que ha contribuido a la desigualdad existente, a la creación de un clima de violencia e inestabilidad insostenible. Este grupo criminal- a quien Andres Manuel López Obrador- líder progresivo de oposición- llama con justicia La Mafia en el Poder- son los que han  dictado las políticas económicas del país por los últimos 80 años participando en los monopolios de la comunicación, la minería, el transporte, la hotelería, hidrocarburos, logrando que aun los materiales que el país exporta sean más baratos en el exterior mientras pactan con las transnacionales- a las que inexplicablemente se les entrega la riqueza nacional casi sin pagar impuestos- algunas menos que el 1%-, permitiéndoles pagar salarios de miseria a los trabajadores, sin protección de leyes laborales en congruencia con ese sistema criminal que protege a los ricos abandonando a los pobres enfermos, empobrecidos y- como el cojo bíblico a la puerta del templo- sin oro y sin plata pero sí con una voz que debemos dejar oír en las próximas elecciones.   

Promotor voluntario del partido  MORENA Para información contáctame en mi cuenta de facebook, en mi correo electrónico fresnohouse@hotmail.com o a mi teléfono 559 470 9813