Alex Padilla Quiere Legalizar Cinco Millones De Trabajadores

10
El Senador de California Alex Padilla

Por Jenny Manrique

Cinco millones de trabajadores esenciales, que han puesto sus vidas en riesgo durante la pandemia en más de una docena de industrias vitales como salud, agricultura, cuidado infantil y servicio doméstico, podrían hacerse ciudadanos bajo el primer proyecto de ley presentado por el senador federal de California Alex Padilla, llamado “Citizenship for Essential Workers Act” (“Acta de Ciudadanía Para Trabajadores Esenciales”) y presentado a mediados de marzo 2021.

Tras su nombramiento por el gobernador Gavin Newsom para ocupar la silla vacante que dejó la vicepresidenta Kamala Harris, Padilla (Demócrata) se convirtió en el primer latino en ese puesto en la historia del estado. Hoy preside el Subcomité Judicial de Inmigración, Ciudadanía y Seguridad Fronteriza y su primer proyecto de ley quiere honrar no solo el esfuerzo de esos trabajadores durante COVID-19 sino el de sus mismos padres que migraron desde Chihuahua, México en los años 60.

“Durante 40 años mi padre trabajó como cocinero de comidas rápidas mientras mi mamá limpiaba casas”, dijo Padilla en una conversación con medios étnicos organizada por Ethnic Media Services. “Fue un trabajo duro y honesto en su búsqueda del sueño americano. Con ese trabajo criaron tres niños y nos dieron una educación”.

Los hermanos Padilla crecieron en la comunidad de clase trabajadora en Pacoima, California en el noreste del Valle de San Fernando. Su hermana mayor Julie trabaja en el sector educativo y su hermano menor Ackley se desempeña en el Concejo Municipal de Los Ángeles, donde Padilla comenzó su carrera política. Luego fue elegido como senador estatal y posteriormente se convirtió en el primer secretario de estado latino de California entre 2015 y 2021.

“Durante más de un año de esta pandemia de COVID-19, he visto gestos de agradecimiento, publicaciones en Facebook y tuits de personas que agradecen a los trabajadores esenciales quienes a pesar del riesgo y del dolor, siguen yendo a trabajar todos los días para ayudar a poner comida en nuestras mesas”, dijo Padilla refiriéndose a una fuerza laboral que en su mayoría es indocumentada.

“Creo que es hora de que los honremos a ellos y a su servicio con algo más que nuestras palabras…para mí el alivio del COVID no solo significa abordar los impactos de la pandemia en la salud, sino también reconstruir una economía que sea mucho más inclusiva de todas las poblaciones, y otorgar a nuestros trabajadores de primera línea un camino a la ciudadanía que se han ganado y merecen”, agregó.

Según un estudio de 2016 del Center for American Progress los trabajadores indocumentados aportan $4.7 billones al PIB de EE. UU. Los inmigrantes sin papeles pagan $11.7 mil millones en impuestos estatales y locales y $12 mil millones en ingresos de seguridad social cada año.

La semana pasada Padilla y un pequeño grupo bicameral de legisladores, enviaron una carta al presidente Joe Biden para que incluyera este proyecto de ley como parte del paquete de infraestructura. Este paquete se puede aprobar en el Senado con 50 votos más uno, a través de un proceso llamado reconciliación presupuestaria, lo que evitaría que fuera sujeto a

cualquier intento de obstrucción bajo la figura del filibusteo, que requiere que 60 miembros terminen el debate antes de pasar a votación.

“Consideraremos todas las opciones”, sostuvo Padilla. “Sé que hay un apoyo bipartidista para algunas reformas, la pregunta es si lo hacemos por partes o como un paquete. Esa es la negociación”.

Padilla reconoce que si bien varios de sus colegas republicanos apoyan regularizar a los soñadores y a los trabajadores agrícolas, una reforma migratoria integral que cobije a los 11 millones de indocumentados que han estado viviendo en en este país “en las sombras”, requiere de compromisos más arduos.

“Creemos que existe la posibilidad de obtener 60 votos para algunas de estas reformas”, pero “reformar o abolir el filibusteo ayudará a avanzar otras agendas”.

Temas vitales como la protección del derecho al voto, el cambio climático y el abordar injusticias históricas como las reparaciones a las comunidades afroamericanas, que están en la agenda de Padilla, también podrían aprobarse si se cambiara la regla.

De hecho los republicanos han agitado la crisis de migración en la frontera, que solo en marzo recibió 172,000 personas según datos de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU (CBP en inglés), para no avanzar en la regularización de los 11 millones que ya están aquí.

“Algunos de mis colegas republicanos fácilmente fusionan ambos temas como excusa para no querer hacer nada”, dijo Padilla, al aclarar que los menores no acompañados y los nuevos inmigrantes que llegan a la frontera, no son objeto de su legislación.

Paralelamente la Casa Blanca y el Congreso buscan más recursos “para albergar a los solicitantes de asilo de manera más humana y procesarlos más rápidamente”, sostuvo Padilla. La administración de Donald Trump dejó a solicitantes de asilo atascados en México mientras sus casos siguen pendientes en los tribunales de inmigración de este país.

Crimenes de odio

Padilla también apoya el proyecto de ley contra crímenes de odio que han afectado de manera alarmante a la comunidad AAPI en los últimos meses en todo el país. “Hemos insistido al director del FBI (Christopher) Wray que dé prioridad al tema de la supremacía blanca”, dijo Padilla.

El senador finalmente reflexionó sobre sus 86 días en el cargo diciendo que todavía se está adaptando al “volumen y la magnitud” de su nuevo trabajo en momentos muy peculiares.

“Todavía estamos en medio de una pandemia de salud global y en el despertar de la insurrección mortal 6 de enero, mis primeras semanas en el Senado participé en el juicio político (al expresidente Trump) y fui parte de la elaboración y aprobación del plan de rescate estadounidense… Es mucho”, observó.

“Espero que podamos hacer todo lo que podamos tan pronto como podamos, antes de acercarnos demasiado al ciclo electoral de 2022”, concluyó.

*****

Jenny Manrique es editora asociada de Ethnic Media Services.